Las cámaras digitales tienen un número de predadores naturales, cosas que en cuestión de segundos podrían arruinar su equipo o rayar sus lentes. Aprenda a identificar esos predadores, tome algunas simples precauciones y practique algo de mantenimiento; así mantendrá su cámara funcionando a todo su potencial por muchos años (bueno, por lo menos hasta que sea momento de actualizarse). Realmente no existe tal cosa como mantenimiento excesivo.

A continuación, 7 predadores naturales y cómo prevenirlos:

1.- Bloqueador Solar y Repelente

Es importante que usted se proteja contra los rayos solares y los insectos cuando está tomando fotografías en exteriores, sin embargo algunos de los productos que se utilizan para prevenirlo puede causar daño a su cámara. El bloqueador solar regularmente esta hecho de aceites y los repelentes contienen ciertos químicos que pueden dañar las partes más delicadas de su cámara.

La manera de limitar el impacto que estos productos pueden tener en su equipo es muy obvia y principalmente se trata de mantener limpias esas partes de su equipo que han estado en contacto con estos productos. Lave sus manos con agua fresca después de aplicarse bloqueador o repélete y vitará la mayoría del contacto de estos productos con su equipo. Si por cualquier razón mancha su cámara con grasa o aceites, limpie las partes lo más pronto posible.

Por último, no caiga en la tentación de introducir este tipo de productos en la misma mochila en la que transporta su cámara. Seque puede ser tentador, pues así no tendrá que cargar otra bolsa o maleta, pero realmente no vale la pena tomar ese riesgo ya que en caso de un derrame podría descomponer su cámara por completo. En caso de no tener otra opción, introduzca estos productos dentro de una bolsa sellada.

2. Arena

No hay nada que me dé más miedo que el pensamiento de terminar con algo de arena dentro de mi cámara digital. Las cámaras tienen partes que se mueven y el tener algo tan áspero y abrasivo como la arena puede rápidamente provocar un mal funcionamiento de su equipo e inclusive dañarlo o rayar ciertas partes.

La realidad es que la única protección en contra de esto es no llear su equipo a lugares con arena. Claro que esto no es particularmente factible y que tendrá que hacer lo que pueda para mantener su cámara y la arena separados.

Las bolsas sellables son excelentes acompañantes de viaje, brochas de pelo fino (regularmente de camello) ayudan a remover los granos de arena con facilidad y evitan ralladuras, al igual que toallitas limpiadoras para limpiar su equipo.

Siempre manténgase familiarizado con sus alrededores y elementos como aire y personas pateando pelotas o lanzando platillos voladores (frisbies) cuando esté cambiando de lentes, tarjetas de memoria y baterías, ya que en estos momentos corremos mucho riesgo de que la arena entre en compartimientos delicados. También aprenda a anticipar que tipo de lente podría utilizar para que así haga el cambio en espacios cubiertos y mejor controlados antes de ir a la playa.

3. Polvo

Como la arena, el polvo es un enemigo natural de las cámaras. Es un atacante más sutil que generalmente no rayará las partes móviles, pero puede ser igual de dañino, particularmente cuando logra meterse en el cuerpo de su cámara y comienza a pegarse al sensor.

Una vez más, limpie su cámara diariamente, tenga cuidado de cuando y donde realiza los cambios de lente y viaje con su cámara dentro de una bolsa o mochila sellada.

Si usted cuenta con una DSLR considere llevar su cámara a que le realicen una limpieza profesional del sensor (o aprenda a hacerlo usted mismo con cuidado) y hágalo cada seis meses o cuando note manchas en su sensor. Para probar si su sensor está sucio, tome unas fotografías en la menor apertura que le permita su lente a una pared o un techo de color blanco, si nota manchas constantes es momento de limpiarlo.

4. Humedad / Agua

La humedad ataca a su cámara de diversas maneras. En los casos más extremos ataca en forma de agua, lo cual tiene la habilidad de terminar rápidamente con la vida de su equipo. Utilice la correa de mano o cuello que viene con su cámara para evitar tirarla dentro de cualquier cuerpo de agua (cubeta, alberca, mar, etc.) y siempre analice el lugar en donde la deja reposar para que no se caiga accidentalmente.

Una manera más sutil de ataque es en forma de condensación humeda. Es particularmente notable cuando hay cambios en temperatura (por ejemplo, cuando pasa de un lugar con aire acondicionado a un lugar húmedo). Una buena idea es comprar los paquetitos de gel de silicio que ayudan a absorber la humedad y colocarlos dentro de su mochila. Algunas personas prefieren meter su cámara en bolsas sellables cuando van a hacer cambios climáticos, lo cual funciona bien pero no es particularmente práctico en muchas ocasiones, especialmente cuando tiene una cámara grande. Idealmente usted debería traer su cámara a temperatura ambiente lentamente y de manera natural, definitivamente un reto. Aparte de esto, seque su cámara y límpiela regularmente cuando se encuentre en climas húmedos.

5. Sal

Mientras que las playas presentan grandes oportunidades fotográficas, también puede ser peligroso ya que existen muchos predadores naturales en ese ambiente, uno evidentemente peligroso es la sal ya que habitualmente tiende a meterse en su cámara y sus lentes causando todo tipo de problemas (incluyendo corrosión). Combata estos efectos limpiando su cámara por lo menos una vez al día cuando se encuentre en ambientes salinos.

Si usted cuenta con una DSLR utilice filtros UV en todos sus lentes para brindar un nivel adicional de protección y evite lo más posible abrir su cámara para cambiar lentes, tarjetas de memoria o baterías. Cuando no esté tomando fotografías mantenga su cámara a salvo dentro de su maleta y manténgala alejada de las regiones con brisa o viento.

6. Ladrones

Otro depredador natural de los equipos caros de fotografía es el ladrón que aparece en el momento menos esperado y se lleva su cámara dejándolo con un sentimiento de frustración tremendo. Siempre esté alerta del paradero de su equipo y que tan accesible está para los otros. Compre una mochila para cámara que no grite “aquí adentro hay un equipo caro de fotografía.

Mantenga su cámara cerca de su cuerpo cuando se encuentre en situaciones riesgosas, mantenga su mochila cerrada y bien amarrada, considere mantener su mochila al frente de usted en lugar de en su espalda, asegure su equipo y trate de ser selectivo con lo que lleva en cada viaje para evitar llevar todo su equipo a todos lados.

7. Golpes y Caídas

La caída de muchas cámaras llega de esta manera literalmente cuando son golpeadas o tiradas contra objetos duros. Mientras que algunas cámaras ya vienen con fundas protectoras contra golpes este no es el caso de la mayoría y estas deben ser tratadas como objetos frágiles.

Utilice una mochila con cojines y guarde ahí su equipo siempre que no este utilizándolo. Tenga cuidado de donde pone su equipo y cuando pase su cámara a otras personas. Es sentido común, pero se sorprendería en lo ridículo que son algunos de los accidentes que han terminado con la vida del equipo de algunos amigos.

Tags: agua, arena, componer, cuidado, dslr, evitar, limpiar, limpieza, manchas, preventivo, problema, sal, SD, tarjeta, tip, viaje

Tags: